12 abr. 2010

Nostalgia

Nos llevamos todo un año esperando el momento de una reunion, una igualá, un ensayo y como la salida procesional. Pues bien habeis pensado alguna vez que sentiriais si por motivos de trabajo o personales os tuvierais que ir lejos de vuestra ciudad en fechas de cuaresma y no pudieseis salir? Pues bien eso es lo que le paso a mi gran amigo Samuel, el peluca como yo le llamo cariñosamente, que el año pasado por motivos de trabajo se tuvo que desplazar a Tarragona para trabajar y se perdió lo que mas le gusta, la Semana Santa. Samuel me hace llegar esa vivencia a traves de unas letras que escribió en Tarragona sabiendo lo que ocurria en su Huelva. Samuel, amigo mil gracias.



NOSTALGIA

Este año echo de menos tantas cosas como lagrimas derraman por mi cara, a la mente me vienen tantos momentos vividos con mi mejor amigo que se clavan en mi pecho como una lanza en el costado del hijo de Dios, este año me toco sufrir de una forma distinta cuando ya casi se olía en las calles el incienso y el azahar me marcho fuera de Huelva lejos de mi semana santa y de la de otros muchos fatigas que son en este aspecto igual que yo. Cierro los ojos y casi sin esfuerzo puedo verme vestido de blanco puro con mi mejor amigo “mi costal” en la plaza de toros de Huelva mientras me tomo un refresco en el descanso, observo pasar a mi Madre y Señora de los Dolores que con cara de dolor por su hijo pero a su vez alegre por que la Huelva cofrade la acompaña y sus hijos las pasean, se dispone a llegar al centro para que en carrera oficial puedan admirar su belleza, pero obviamente solo es un sueño pues me encuentro lejos de mi tierra quien pudiera colocarse de nuevo el costal un miércoles santo y a las ordenes de Manuel Gómez “carnicerito” esa revira en el tartesos poder dar, quien pudiera poder apretar fuerte la morcilla contra la trabajadera del palio de la oración en el huerto con ese cuadrillon de aficionados al cual tengo el honor de pertenecer y a la Madre y Maestra un paseo de arte y buen hacer cofrade poderle dar. Quien pudiera vivir esos momentos de nuevo en los que te faltan las fuerzas y al cerrar los ojos y apretar los dientes escuchas una voz que te dice no temas hijo mío aprieta fuerte hacia arriba que no consentiré que te lastimes y las fuerzas que ahora buscas en mi mano la tienes no temas hijo mío que esta Huelva cofradiera reconoce el trabajo de un costalero y el rezo de una zapatilla. No temas hijo mío que si este año no puedes estar aquí conmigo el año que viene seguro que sí y te acogeré con más cariño.

Fdo. Samuel Morales García.

1 comentarios:

Administrador Costaleros del Miedo dijo...

se me han puesto los pelos de punta amigo samu,vuelves a demostrarme que eres tan buena persona como costalero, sabes de mas que nos acordamos de ti, y este año te hemos tenido a nuestro lado...y por muchos años mas, un abrazo.

alberto...el miedoso...

Publicar un comentario